Estado de Identificación
Usted no ha entrado en
Translate:

Noticias

La masonería española se sacude el misterio

Se sienten más discriminados que gays y lesbianas. Creen que la losa de la propaganda franquista sigue pesando sobre ellos y quieren arreglarlo dándose a conocer en sociedad
VER GALERÍA

Foto: Así son los masones españoles

Así son los masones españoles

Suena el timbre en el número seis de la calle Juan Ramón Jiménez, a pocos metros del Santiago Bernabéu.

“Buenas tardes, ¿está por ahí el Gran Arquitecto?”, exclama un coro de adolescentes antes de esfumarse en la noche de Madrid.

De vez en cuando pasan cosas como esta en la sede de la Gran Logia de España (GLE), identificable desde la calle por las columnas que enmarcan la puerta y los símbolos que adornan el dintel. Tampoco es raro que aparezcan pintadas en la que se les culpabiliza de provocar el 11-M, de desatar la crisis económica o de propiciar el despido de Mourinho.

La masonería española, prácticamente exterminada durante el franquismo y acorralada a derecha e izquierda por todo tipo de mitos y leyendas, se ha ido sacudiendo el miedo durante los años de democracia (fue legalizada de nuevo en 1979). Sin levantar demasiado la cabeza, sin ruido, consciente de los recelos aún latentes en diferentes estratos de la sociedad y de su falta de apoyos; trabajando en el anonimato con el objetivo de recomponer sus mimbres.

Hoy se calcula que son unos 3.000 (la mayoría en la GLE), más del doble que hace 25 años, aunque muy lejos de las cifras que se manejan en los países en los que nunca fueron perseguidos (en EEUU han perdido muchos miembros desde los años 60 pero aún hay más de un millón de masones).

Su estigma de poder en la sombra, engordado por el secretismo con el administran sus asuntos, sigue despertando una curiosidad insana. El año pasado, la sede de la GLE en Barcelona abrió sus puertas durante la Noche de los Museos y las colas daban la vuelta a la esquina. Cerca de dos mil personas metieron la nariz en los salones de ritos y ceremonias.

Dicen sentirse incomprendidos y agraviados en un país que nunca ha hecho con ellos un ejercicio de ‘memoria histórica’, que no le ha dado demasiada importancia a una persecución que llevó a los tribunales a unas 80.000 personas acusadas de pertenecer o simpatizar con las logias.

En una reciente encuesta interna, compararon cifras y llegaron a la conclusión (más o menos documentada) de que en España se proyectan más prejuicios sobre ellos que sobre la comunidad de gays y lesbianas. “Los homosexuales viven su condición de una manera mucho más abierta”, se quejan.

Un 26 por ciento dijeron haber sufrido agresiones u hostigamiento por pertenecer a una logia. “El periodo de persecución más largo de la historia de la masonería se vivió en España y siguen quedando muchos hábitos porque, además, nadie ha reivindicado en serio nuestra herencia cultural, nuestra historia, que fue exterminada y arrasada por la propaganda”.

“Lo peor no es que haya una minoría que nos ataca, sino constantar que al resto de la sociedad le da igual. Cuando nos dimos cuenta de eso decidimos cambiar nuestra política de comunicación para que se entienda que no hacemos nada malo, oculto o peligroso. Poco a poco, sin prisas ni estridencias, queremos darnos a conocer, participar en la vida pública y llamar a la puerta de las instituciones para normalizar nuestra actividad”, dice Javier Escalada, consultor de formación y Gran Maestro de la Gran Logia de Madrid.

Interior del templo masónico en la sede madrileña de la Gran Logia de España (P.L.L)
Interior del templo masónico en la sede madrileña de la Gran Logia de España (P.L.L)

Hermanos frente a una cámara

El ‘destape’ pasa por ponerle cara y ojos a los “hermanos”, algo a lo que muchos miembros muestran resistencia por distintos motivos. Algunos creen que les puede generar problemas en su vida profesional o personal. Otros, simplemente, prefieren seguir viviendo su condición en privado.

Eso es lo que sintió durante algún tiempo Nicolás Calvo, un diseñador gráfico de 65 años, masón desde hace 14, a quien hoy no le importa ponerse delante de una cámara. (vea aquí la galería)

“Al principio sólo lo sabían mi mujer, mi hija y mis amigos masones. Se lo ocultaba al resto de mi entorno, pero ha llegado un momento en el que me resulta totalmente natural y normal. Y tenemos que hacer algo para normalizar nuestra situación. ¿Sabes que en muchos países, como EEUU, la gente lo pone en las tarjetas de visita y en el CV porque es una muestra de seriedad y fiabilidad”, dice.

Tampoco esquiva el ‘flash’ Juan Carlos Garvayo, pianista, 46 años, natural de Motril (Granada). “Estoy orgulloso de ser masón y no tengo motivos para ocultarlo. Yo llegué a la masonería a través de la música. Me dieron una beca en EEUU cuando era un adolescente y el acto de entrega fue en Atlantic City, la ciudad de los casinos (en la costa este). Cuando llegué me encontré una tenida abierta (ceremonia masónica) y me llamó mucho la atención, percibí una energía especial. Luego me fui fijando en que muchos músicos ilustres eran masones, como lo era Mozart”, recuerda.

“Pinocho es una obra masónica de principio a fin, pero poca gente se da cuenta, no saben que Carlo Collodi era un hermano”, dice otro hermano, que prefiere el anonimato. La lista de masones prominentes es un argumento recurrente. Al parecer lo eran Salvador Allende, Vicente Blasco Ibáñez, Walt Disney, Rubén Darío, Henry Ford, Oscar Wilde, John Wayne, Winston Churchill… Al menos catorce presidentes estadounidenses fueron masones, entre ellos George Washington y Franklin Roosevelt. (Abraham Linconl rellenó una solicitud de ingreso pero nunca se unió a la logia).

“Buscamos hombres buenos para hacerlos mejores”, cita Escalada. Uno entre tantos es Henry Vargas, 39 años, ingeniero informático, nacido en Venezuela y miembro de la logia madrileña desde hace siete años. Se inició, recuerda, a través de “un conocido que era masón, al que yo admiraba y que ya ha muerto”. Algo parecido le ocurrió a Enrique Gálvez Durand, 46 años, peruano nacionalizado español, también ingeniero.

“Yo me inicié en Perú y continué en Chile. En mi entorno estaba muy extendido. Por ejemplo, mi tío era masón y mi primo es masón. Ambos fueron siempre el referente del conocimiento en mi familia”, dice. “En Perú”, continúa, “no hay ningún tabú, el siete de junio las logias hacen un desfile en la plaza de la bandera y el 27 de julio es el día de la masonería peruana, es algo muy público y abierto que no se esconde, al revés”.

Miembros de la sede madrileña de la Gran Logia de España durante la entrevista. (P.L.L)
Miembros de la sede madrileña de la Gran Logia de España durante la entrevista. (P.L.L)

Hacerse masón a través de Internet

Los números que maneja la GLE indican que la masonería española vive un pequeño auge y un cierto rejuvenecimiento. En el V Encuentro con el Gran Maestro, celebrado el año pasado, el 61 por ciento de los inscritos había entrado en la masonería en los últimos tres años y la horquilla de edad que más se repetía era la que oscilaba entre los 31 y los 40 años. “Hoy en día, la mayoría llegan a nosotros por Internet y mientras que antes el perfil era gente del mundo universitario y académico, docentes y militares, ahora hay muchos pequeños empresarios y emprendedores”, comenta Escalada.

Otros de los que han llegado en los últimos años lo han hecho retomando una tradición familiar, desempolvando los viejos cuadernos y pertenencias de sus bisabuelos. Es el caso de José Manuel Laureiro, 60 años, profesor e historiador, con seis años de masonería a sus espaldas. “Soy biznieto y nieto de masones. En mi casa es algo normal. Mi abuelo me hablaba de la masonería como algo natural, algo de grandes hombres y grandes cosas. Curiosamente, tengo un cuñado que también es masón porque en la familia de mi mujer también había tradición, aunque nos conocimos mucho antes de ingresar en la masonería”, dice.

Hay mucho camino que recorrer hacia la transparencia y la normalización total. Y la mayoría aún prefiere que su historia se quede entre bambalinas, incluídos miembros jóvenes, con mucho que perder en el plano laboral. Según el ‘barómetro’ que efectúan cada año, sólo el 9 por ciento de los masones españoles comparte abiertamente su condición con todos sus compañeros de trabajo y apenas un 12 por ciento no se lo oculta a ningún amigo.

El 14 por ciento lo lleva tan en secreto que no lo sabe ni un solo miembro de su familia y el 67 por ciento se lo oculta a sus superiores en el trabajo. “Yo prefiero no aparecer en un reportaje porque creo que me podría generar algún problema en el trabajo”, comenta uno de ellos. “Es triste pero España no está lo suficientemente madura para aceptarnos. Si estuviese en EEUU lo pondría en el CV”.

Brindar por el Rey

Los masones hoy se esfuerzan por ofrecer una imagen moderna e inofensiva, alejada de su leyenda negra. Y enfatizan su respeto al orden establecido. “El primer brindis en nuestras reuniones lo hacemos a la salud del Rey. No conspiramos, ni somos anti-sistema. Respetamos la legalidad. Somos monárquicos porque ese esa es la legalidad hoy en día. Y si hubiese república, seríamos republicanos. Cuando tenemos reuniones con logias de países republicanos, también brindamos por sus jefes de estado”.

En las reuniones hay presentaciones en ‘power point’ y cañones de vídeo. Y las regalías (mandiles, guantes, espadas…) que utilizan en sus tenidas las compranen Internet. En la biblioteca de la sede de Madrid, junto a títulos de filosofía, historia y egiptología, encontramos un ejemplar de Parque Jurásico.

Tiene que demostrar una cierta capacidad económica e intelectual, un entendimiento y una mente abierta, además de una cierta estabilidad personal

Escalada quiere desterrar la imagen arraigada que los presenta como un poderoso lobby para hacer negocios o conseguir cuotas de poder. “Muchos hermanos no saben a que se dedica el resto. Intentamos ayudarnos, obviamente, pero si miras el tablón de anuncios verás que hay hermanos en el paro y la crisis nos ha afectado mucho, como a todo el mundo. Los hay que se acercan a nosotros con la idea de hacer negocios o contactos empresariales, o para descubrir secretos ocultos, pero pronto se dan cuenta de que no se trata de esto y se marchan”, dicen.

Con todo, sigue siendo un club selecto. Para empezar, la mayoría de las logias siguen segregadas por sexo y es necesaria una cierta estabilidad económica para pagar las cuotas (300 euros de ingreso inicial y otros 30 cada mes en la GLE). “Lo normal es que entres en la masonería cuando tienes tu vida ya estructurada. Has de estar también en una posición personal en la que anhelas algo espiritual porque eso es fundamentalmente la masonería. Personalmente hay que estar estable y sentir inquietudes intelectuales definidas”, comentan.

Una tenida masónica (Efe)
Una tenida masónica (Efe)

El proceso para hacerse masón es largo y complejo. De entre todos los que llaman a la puerta, sólo tres de cada diez acaban llegando a la entrevista final con el maestro de la logia. “No lo ponemos fácil porque queremos que el que entre lo haga porque realmente está convencido. Hay que demostrar una cierta capacidad económica e intelectual, un entendimiento y una mente abierta, además de estabilidad personal. Hay gente de todas las profesiones, clases sociales, simpatías políticas y credos religiosos, pero se evalúa a los candidatos, se observa si tienen cualidades, tiempo y ganas. Tenemos prohibido hacer proselitismo, eso es antimasónico”, sostiene Escalada.

Una vez que se ingresa en la logia, concretan, la fase de aprendizaje es dilatada. “Hay que dar importancia a los rituales y los símbolos, es necesario creer en un principio creador. No me interesa qué Dios es y cada uno lo puede llamar como quiera, pero ese componente de espiritualidad es clave entre los hermanos”. El único dinero que se reparte en la masonería, insisten, es el que se introduce anónimamente en “el tronco” durante algunas ceremonias. “Nadie sabe cuánto han puesto los demas y se distribuye después para ayudar a los hermanos que lo necesitan o en actividades benéficas”.

 

Al acto de presentación acudieron 80 miembros

La Masonería comienza una logia en Salamanca 22 años después de su desaparición

Castilla y León

La ceremonia de presentación se realizó en el Salón de pinturas del Colegio Arzobispo Fonseca de la Universidad de Salamanca

  • Con el nombre de Respetable Logia Helmántica, la Masonería vuelve a estar presente  en Salamanca desde su desaparición en 1993. Las fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico confirman que de momento no contarán con un templo.

Imágenes de la ceremonia de consagración de la logia masónica en el Salón de pinturas del Colegio Arzobispo Fonseca en SalamancaI

Imágenes de la ceremonia de consagración de la logia masónica en el Salón de pinturas del Colegio Arzobispo Fonseca en Salamanca

La Masonería vuelve a tener una logia en Salamanca. Desde principios del mes de julio está activa con el nombre  de Respetable Logia Helmántica en la que participan 80 personas. El acto de inauguración tuvo lugar en el Salón de pinturas del Colegio Arzobispo Fonseca el 4 de julio. Según pudo saber ECA, esta organización alquiló uno de los salones de la Universidad de Salamanca para realizar la consagración de esta fraternidad.

Este acontecimiento rompe los 22 años de historias donde las personas de Salamanca interesadas en participar en la masonería tenían que ir fuera de ciudad, concretamente a Madrid o Valladolid.

Anteriormente en 1986 esta organización tuvo presencia a través de la logia conocida como “Luz Fraterna” gracias al impulso de otros miembros de Madrid. Sin embargo, su actividad  se clausuró en 1993.

Esta decisión de volver a tener un grupo en Salamanca se debe al aumento del interés desde 2009 por ciudadanos locales. Por aquella época un grupo de personas se reunían periódicamente bajo el nombre de Triángulo MasónicoMiguel de Unamuno.

La cifra aumentó con el apoyo de otros masones de Valladolid, Palencia, Cáceres e incluso las Palmas que generaron un grupo base de doce maestros masones que solicitaron al superior de la masonería en Españ,a Óscar de Alfonso, la apertura de la logia en la ciudad.

El 4 de julio se reinstaura así la presencia de esta institución en Salamanca. Su líder en España tuvo varias reuniones en la ciudad, entre ellos con el alcalde, Alfonso Fernández, y el rector de la universidad, Daniel Hernández.

Anteriormente, durante la Guerra Civil en 1936 se desató la persecución contra los miembros de este colectivo lo que hizo desaparecer de la ciudad el rastro de la Masonería.

Las fuentes consultadas por este diario explican que una logia no es tanto un edificio físico como un grupo de  “hermanos” que se reúnen. Aunque no hay un proyecto definido de construcción de un templo, tienen la intención de tener uno donde poder divulgar qué es la masonería en la ciudad y que pueda ser visitado por los no masones.

Cuando preguntamos a las mismas fuentes en qué consiste ser masón en Salamanca explciaron que ellos se reunirán una vez al mes en un lugar aún por determinar. Entre sus actividades están los espacios de trabajo , convivencia,  tolerancia, crecimiento y transformación a través de su metodología. Ellos creen en un ser supremo llamado “Gran Arquitecto del Universo, aunque no lo consideran una religión sino más bien una forma de crecimiento y desarrollo personal. Además de la participación de ritos y ceremonias, los masones colaboran con algunas labores sociales.

A nivel global, la masonería cuenta con cerca de seis millones de miembro. La Gran Logia de España  tiene unos 3.000 seguidores distribuidos en 170 logias y desde este mes de julio también con una más en Castilla y León.

La Masonería regresará a Salamanca

  • 28 Junio 2015
 0  0 googleplus1  1
La ciudad castellana tendrá por fin una logia auténtica. Salamanca es conocida y visitada por masones de todo el mundo por albergar una falsa Logia, recreada durante el Franquismo, donde el material fue dispuesto de forma grotesca para ridiculizar a la institución. Este espacio, abierto al público en los años 90 expuesto tal y como se dispuso, constituye ya un símbolo universal de la represión de la que han sido objeto los miembros y la honorabilidad de la Orden

El Gran Maestro de la Gran Logia de España, el Muy Respetable Hermano Óscar de Alfonso, asistido por Grandes Oficiales de la Gran Logia Provincial de Castilla, consagrará el próximo 4 de julio la Respetable Logia Helmántica número 182 que supondrá el retorno de la Masonería Española a Salamanca.

Con motivo de la consagración del nuevo taller, formado por Maestros Masones que trabajaban mayoritariamente en la Respetable Logia Hermes número 53 de Valladolid, el Gran Maestro será recibido por las autoridades locales y académicas de la ciudad.

La Logia Helmántica número 182 será punto de acogida fraternal para muchos de los Queridos Hermanos, sobre todo de origen americano, que acuden a Salamanca a completar su formación en la Universidad, fundada en 1218, que, tras Bolonia, Oxford y París, es la cuarta más antigua de Europa, y la primera en ostentar el título de Universidad gracias a la bula otorgada por el Papa Alejandro IV en 1255.

La ciudad castellana tendrá por fin una logia auténtica. Salamanca es conocida y visitada por masones de todo el mundo por albergar una falsa Logia, recreada durante el Franquismo, donde el material fue dispuesto de forma grotesca para ridiculizar a la institución. Este espacio, abierto al público en los años 90 expuesto tal y como se dispuso, constituye ya un símbolo universal de la represión de la que han sido objeto los miembros y la honorabilidad de la Orden.

Con motivo de la consagración, la Gran Logia de España recordará al Maestro Masón Atilano Coco, Venerable Maestro de la Respetable Logia Helmántica del Grande Oriente Español, que el 9 de diciembre de 1936 fue fusilado en el transcurso de la represión iniciada tras el comienzo de la Guerra Civil. Coco había sido iniciado en 1920 en la Gran Logia Unida de Inglaterra, durante el tiempo que se encontraba en ese país para completar su formación religiosa como pastor de la Iglesia Anglicana.

Detenido el 31 de julio de 1936, ingresó en la prisión provincial a disposición del comandante militar. Durante todo el tiempo que permaneció en prisión nunca fue acusado formalmente de nada, pero en su detención fue determinante el hecho de ser protestante, maestro, republicano y masón. Amigo personal de Miguel de Unamuno, los intentos del entonces rector de la Universidad para liberarlo fueron inútiles.